LINEAS DEL METRO CDMX

Por más de 40 años por las vías del Metro de la Ciudad de México

Por Rafael Pérez.
Relatos Cortos del Metro de Ciudad de México CDMX

Todos los días cientos de historias viajan por las vías del Metro de la Ciudad de México, pero hoy contaré una muy especial para mí aunque común y obviamente conocida por muchos otros como yo y que al final estarán de acuerdo en que nada de corriente tiene.


Este breve, sencillo y nada ficticio relato tiene como personaje principal desde hace más de 40 años a una persona que nada tiene común, todos los días entra y deposita su boleto entre el bullicio que se forma en los torniquetes, pasa a convertirse en uno más de los cientos de pasajeros que caminan con prisa por los andenes, cruzan los largos pasillos y escaleras para transbordar y pocas veces encuentran un sitio para descansar o cabecear un poco durante el trayecto, ya sea de mañana, tarde o noche su cansancio, problemas y tristezas son disimuladas detrás de un rostro serio mientras cruza de terminal a terminal los extremos de la ciudad arriba de un vagón lleno donde todos se empujan, los olores se mezclan unos con otros y las ideas apenas se pueden oír dentro de la propia cabeza, pero esta persona se mantiene firme a pesar del bamboleo del tren en gran parte por la necesidad, increíble como pudiera sonar este vagón aburrido, maloliente, caluroso es el medio que debe usar diario para llegar a uno de sus destinos, su trabajo.


Todos los días es lo mismo, la extraña mezcla de tedio, cansancio, un ambiente enrarecido por el vapor y tumulto de otros tantos como ella y marcado por la necesidad y clara gratitud; Si gratitud una enorme gratitud porque sin ese medio de transporte le sería aún más complicado llevar a cabo sus responsabilidades y el deber que ha convertido en su razón de ser y que le da fuerzas para resistir este aburrido y pesado y no pocas veces peligroso trayecto, el lector ya debe sospechar quien es el personaje principal de mi burdo relato, burdo porque no es capaz de captar toda la esencia de una madre, padre, abuelos o quien sea que con amor, valor y determinación pone un techo y un plato caliente en la mesa muchas veces siendo la última en sentarse a la misma, pero llena de orgullo y felicidad al ver a los suyos junto a ella gozando y compartiendo sin saber como fue obtenido lo que con mucha paciencia, trabajo y dedicación se gana.


Sonaré y seré egoísta este relato es para mi madre, mi guerrera y protectora; mi más grande ejemplo de entrega, disciplina, rectitud y cariño y como por más de 40 años, si largos cuarenta años cruza de un desde punto a otro toda la ciudad con la única vista de un muro gris casi interminable de hormigón solo para poder comenzar, seguir y terminar su camino al final del día en casa otra vez con los dos hijos que crio sola sin ayuda ninguna en pocas palabras este es un relato sobre una mujer muy chingona, sin duda alguna para mí la más chingona.


No es una historia original, espectacular o fuera de lo normal, pero común y corriente para nada, eso ya lo recalqué al inicio con mi manera tan torpe de expresarme, tal vez pudiera poner tantas particularidades sobre mi madre, pero al escribir estas líneas pienso en ¿Cuántas personas pueden perfectamente identificarse o identificar a alguien en este relato? y al mismo tiempo ¿Cuánto esconde un acto tan simple como tomar el metro?

Rafael Pérez

Enriquece el relato con tu comentario

2 comentarios

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Relatos Cortos
Metro CDMX

Relatos cortos, COMPARTE EL RELATO si te gusto y deja tu comentario añadiendo tu mini relato para enriquecerlo aún más.

Nuevos relatos

Líneas del Metro CDMX

1

2

3

4

5

6

7

8

9

A

B

12

Twitter feed is not available at the moment.

Gracias por leer los relatos y fomentar la literatura

El Metro de CDMX es parte de las historias de cada viajero que se sube en el andén